Este país que aceleradamente se viene destacando y posicionando a nivel mundial por su autenticidad e innovación, vive un periodo de grandes oportunidades para implementar proyectos culturales y creativos. La Economía Naranja, bandera del Gobierno del presidente Iván Duque y liderada por el viceministro de creatividad Felipe Buitrago ha emitido diferentes fuentes de recursos para la ejecución y desarrollo de proyectos como convocatorias, concursos y diferentes incentivos. Una de las más contundentes ha sido el Decreto 697 de 2020, la cual tiene un Cupo fiscal de $300.000 millones para este año.

“Hay que resaltar que esta es una de las herramientas más poderosas para el sector cultural y creativo, y para la reactivación económica y desarrollo de Colombia”, afirma Mónica Ramírez Hartmann, directora de CoCrea, la corporación sin ánimo de lucro encargada de promover las cadenas de valor en estos procesos de formación, creación, producción y distribución de sectores creativos y culturales.

Se debe tener en cuenta que existen dos actores a quienes beneficia este incentivo: por un lado están los titulares del proyecto (personas naturales o jurídicas de los sectores culturales o creativos que postulan un proyecto cultural o creativo a la convocatoria) y por otro lado, están los aportantes (donantes o inversionistas), que a cambio de un incentivo tributario, ponen recursos para la ejecución de esos proyectos.

 Las modalidades de participación en este mecanismo son:

1.“BANCO CREA”, para titulares de proyecto que NO tienen un aportante identificado. En estos casos, CoCrea apoyará la búsqueda de aportantes.

2.“CO-CREEMOS”,  para titulares de proyectos culturales y creativos  que ya tienen identificado aportante, así que van de la mano

3.“CO-CRECER” para Mipymes que tengan objeto social de carácter cultural, recreativo o social y deseen invertir en sus propios proyectos culturales o creativos.

En las tres modalidades, siempre el titular debe postular su proyecto en  la convocatoria CoCrea a través de la plataforma habilitada para ese fin, y tener previo cumplimiento de los requisitos mínimos. Todos los proyectos que cumplan con esos requisitos pasarán a etapa de evaluación, y los que obtengan un puntaje igual o superior a 80 puntos (sobre 100); se considerarán avalados y serán susceptibles de recibir recursos de un aportante.

El beneficio tributario para quien aporte es poder aplicar una deducción del 165 por ciento del valor aportado a su declaración de renta, lo cual representa un ahorro significativo en los impuestos a pagar. Esto le dará al aportante un Certificado de Inversión o Donación (emitido por el Ministerio de Cultura, previa validación de CoCrea), que es un título valor negociable en el mercado secundario, que tiene vigencia de dos años, que podrá ser fraccionado hasta 5 veces, ser y usado de manera parcial, convirtiéndose en una herramienta de planificación tributaria muy flexible.

Los campos elegibles en los que se pueden presentar los proyectos son tres:

  1. Planes Especiales de Salvaguardia (de las listas representativas del patrimonio cultural inmaterial).
  2. Infraestructura de espectáculos públicos de las artes escénicas.
  3. Proyectos de Economía cultural y creativa.

Los de Economía cultural y creativa a su vez se componen de otros subsegmentos:

  • ADNs (Áreas de Desarrollo Naranja)
  • Arte y Patrimonio (Artes visuales, artes escénicas, turismo y patrimonio, cultura, educación en áreas culturales y creativas)
  • Industrias Culturales (editorial, fonográfica, audiovisuales
  • Industrias Creativas (medios digitales, diseño y moda, publicidad)

Estamos a tiempo de aterrizar esas ideas creativas que durante estos días de pandemia nos dieron vueltas en la cabeza. Ya no hay excusas que valgan; como por ejemplo decir que no hay dinero para implementarlas, que no conocemos cómo llevarlas a cabo. Este es el momento de hacer los sueños, realidades, los cuales puedan generar empleo, que ayuden al desarrollo del país y que sean verdaderas fuentes de prosperidad y abundancia.

Deja un comentario