Foto: Solidaridad

Nos aproximamos a cumplir el mes de la cuarentena obligatoria que decretó el Gobierno Nacional el 23 de marzo para hacerle frente a la epidemia del COVID-19, y nos hemos dado cuenta como todos los ciudadanos han tenido que seguir con las medidas establecidas.

Sin embargo, hay que recordar, que la alcaldesa de la capital Claudia López se adelantó a estos hechos y anunció que Bogotá llevaría a cabo un simulacro desde el viernes 20 hasta el lunes 23 de marzo. Una vez se dio a conocer esta noticia, varios gobernantes de la región se unieron a la causa, entre ellos el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, quien se mostró comprometido y empático, tomando así la decisión de que los 116 municipios que componen el departamento respaldaran la medida.

Hay que resaltar que Cundinamarca se ha tomado con mucha madurez y seriedad el tema de la pandemia, entendiendo que es una emergencia mundial sanitaria y social, la cual requiere una acción efectiva e inmediata de los alcaldes, las comunidades, las empresas y la población.

El departamento, ha sido rápidamente consciente, que la adopción de medidas tempranas, audaces y eficaces reducen los contagios y los impactos socio económicos, además los alcaldes se dieron cuenta que la solidaridad, más que una obligación o mandato, conlleva a un propósito superior: un compromiso moral de ayuda en una situación crítica, siendo esta la base de la sociedad humana, para comprender que cuidarnos unos a otros es la mejor manera de sobrevivir.

Y es aquí en donde me quiero centrar, en el significado de solidaridad, que etimológicamente, viene del latín «solidus» y que traduce: firmeza, macizo, denso y fuerte. Teniendo en cuenta esta descripción podemos notar como se ha hecho evidente la solidaridad en la lucha contra el COVID-19 en la región, en diferentes momentos y acciones.

Uno de ellas, ha sido el sólido apoyo que ha tenido la región del Tequendama, sus diez municipios (Anapoima, Anolaima, Apulo, Cachipay, El Colegio, La Mesa, Quipile, San Antonio, Tena y Viotá) se han unido y junto con el Visit Cundinamarca  involucraron a la empresa privada y a particulares para apoyar a la población de la tercera edad y niños en situaciones vulnerables, a acceder a alimentos debidamente seleccionados, con altos niveles de nutrición, para subir defensas y apoyar en su bienestar.

Cabe recordar que el Visit Cundinamarca es el organismo público-privado encargado de la integración de diferentes sectores que apoyan el desarrollo sostenible y la promoción de este lugar.

Lo mencionado anteriormente confirma que Cundinamarca es sinónimo de apoyo, respaldo, ayuda y protección, y que la unión de sus 10 municipios es el mejor ejemplo para reducir la curva de la pandemia, con el fin de evitar un daño masivo en las comunidades. Por otro lado, también se enfoca en cumplir con los llamados al esfuerzo coordinado para combatir el  COVID-19, solicitado por la Cámara de Comercio Internacional (ICC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) quienes llaman a la colaboración y a la unidad.

Deja un comentario