¿Podría el agua causar un conflicto entre naciones?

Los conflictos en el pasado eran básicamente por territorios, religiones y creencias; hoy en día es por algo aún más grave, los recursos naturales. ¡Qué irónico es esto!, pelear por algo que la naturaleza nos regala, pero que lastimosamente la humanidad se han encargado de acabarla.

Debido al golpe del cambio climático, cada vez más es evidente la escasez de recursos naturales. Estamos inmersos en un mundo donde la gente todavía no tiene conciencia del tema ambiental y todos los problemas que acarrea para el futuro, y al parecer parece no importarnos.

Una de las grandes amenazas que vemos en la actualidad es la guerra por el oro azul, el agua.

No es descabellado creer que la escasez de agua conduzca al conflicto armado, aunque entre países donde existen buenas relaciones, las diferencias se podrán resolver mediante negociaciones pacíficas, el problema se puede presentar entre regiones, en donde las relaciones son conflictivas y la guerra ha sido tradición.

En algunas zonas secas, la necesidad del recurso hídrico podría llevar a los países a una situación bélica, se cree que la carencia del agua tenderá más a incrementar las tensiones locales y a aumentar el riesgo de una guerra.

¿Pero por qué llegaremos al punto donde puede existir conflicto sobre el recurso hídrico?

Según el último informe de la ONU sobre el desarrollo de Recursos Hídricos, más de 2 mil millones de personas en el mundo, no tienen acceso a los servicios básicos de agua y saneamiento, muchas de las personas que carecen de este recurso se encuentran en territorios vulnerables y de extrema pobreza, viendo así el acceso al agua como un “lujo” o beneficio para clases sociales medias, altas, mostrando la desigualdad que tenemos como población, creando no solo conflictos entre países sino entre clases sociales.

Es nuestro deber como ciudadanos hacer que el agua sea un derecho fundamental para todos, apoyando iniciativas ambientales que cuiden este recurso y que lo preserven, tomándolo con fuente de vida.

Ahora me pregunto… ¿Qué estas haciendo tú?, ¿qué estoy haciendo yo para evitar esta posible catástrofe?

Deja un comentario